Platicando con la hermana Flor

Platicando con la hermana Flor

MasterChef México

La comida ayuda a generar conversación y compartir en confianza.

¿Seguro has escuchado hablar sobre MasterChef? Es un programa de televisión que busca al mejor cocinero amateur. En 2015 la hermana Flor de Puebla, México participó en su primera emisión en Latinoamérica, siendo finalista del exitoso programa. Además fue nana de los pequeños participantes en MasterChef Junior México.

Tuvimos la oportunidad de platicar con ella y probar de sus deliciosos platillos. Conozcamos más sobre su gran aventura.

¿Cómo fue la experiencia de haber participado en MasterChef México?

Decidí participar en MasterChef con el deseo de ayudar a la comunidad a la que pertenezco. El premio final era una fuerte cantidad de dinero, con el cual podríamos solventar gastos y seguir con nuestra misión: qué más personas experimenten la fe. Realmente entré al concurso sin tener expectativas y sin saber a lo que me enfrentaba, pero tenía la esperanza y el entusiasmo de dar siempre lo mejor de mi.

Fue una grata experiencia haber tenido esta aventura que me ayudó a fortalecer mi fe y a creer en mi. Había mucha rivalidad en cada reto pues todos queríamos ganar, pero al final nuestra pasión por la cocina nos unió a tal grado de disfrutar cada momento – incluso aquellos más difíciles y de mucha tensión.

¿Cuál fue el motor que te permitía seguir en cada reto?

Yo creo que lo que me motivó a seguir adelante fue mi fe. Para mí la fe es preparar algo tan sencillo pero que todos quieren probar, como el platillo que preparé en un episodio de MasterChef. Cociné 'croquetas de avena', un platillo muy sencillo de hacer, y fue tanto el éxito que tuve que hasta el juez Adrián – quien era el más duro de todos, disfrutó probarlo. Así que definitivamente mi fe me daba la fuerza necesaria para seguir avanzando en cada reto.

Ya que estamos hablando sobre la fe, ¿qué tan importante es darse la oportunidad de explorarla?

A mi parecer, todos deberíamos de darnos la oportunidad de explorarla. Entiendo que hoy en día la gente tiene más acceso a diversos tipos de experiencias en su vida y que es más difícil hacer un espacio para explorar la fe. Pero para una persona que está en este viaje, la mejor forma de alentarle a experimentar la fe es brindarle tu testimonio de vida. No se trata de exigir e imponer creencias, se trata de vivir día a día tu fe y dar testimonio de lo que crees, siendo honesto y auténtico.

Dentro de Alpha la comida es uno de los tres elementos más importantes.  ¿Por qué crees que la comida sea clave en cada sesión de Alpha?

Yo pienso que la comida ayuda a generar conversación, cuando quieres negociar algo, por ejemplo, la comida es clave para entrar en confianza y compartir nuestros puntos de vista.

La comida es símbolo de unión y de vida. Apoyo en la cocina en el seminario Palafoxiano de Puebla y en cada Alpha que los chicos organizan, me he dado cuenta de su importancia. A veces los ayudo a preparar la comida para cada sesión y la comida es lo primero que comienzan a compartir.

Una gran cantidad de personas que preparan comida para sus Alphas tienen tiempo y recursos limitados, ¿qué consejo les darías?

Todos los días me levanto a las 5:00 de la mañana para diseñar un menú para más de 150 personas y definitivamente hay que hacerlo con creatividad y entusiasmo. Por ello yo diría que no hay que pensar demasiado en tratar de hacer algo realmente lujoso o extravagante. En mi experiencia, las personas son muy agradecidas cuando preparas algo que se ha hecho en casa. Así que incluso si cocinas algo muy sencillo pero creativo, los demás lo apreciarán.

¿Volverías a emprender una aventura como lo fue participar en MasterChef México?

Yo creo que dejaría que alguien más viviera la experiencia. Haber participado en MasterChef fue una aventura que requirió de mucha valentía pues tenía que dar pasos de fe en cada reto, pero sabía que la aventura llegaría a su final. Sin embargo explorar la fe ha sido una gran aventura que definitivamente quiero seguir experimentando.  Ser parte de la primera temporada de este programa de televisión sin duda fue una experiencia dónde la fe fue uno de los ingredientes más importantes.

Find an Alpha near you

Try Alpha

Find out more about Alpha

Learn more